Estimados amigos, hoy hemos disfrutado de un día perfecto, en la vía ferrata de Obarra, al lado del monasterio de Obarra. El día nos ha acompañado y la compañía ha sido encantadora. Esta vía ferrata es de una dificultad medio alta, pues es exigente a la vez que aérea. Consta de tres partes bien diferenciadas y con escapes después de cada una de ellas. En la primera que empieza justo en la boca del túnel ya podemos adivinar que va a ser exigente, pues con un poco de calor ya nos pone en nuestro sitio. Al finalizar este primer tramos ya podemos decidir si es de nuestro nivel o nos va a exigir más de lo que podemos. Sigue por un sendero ascendiendo rápidamente hasta el siguiente tramos. Aquí empezamos con los tramos verticales algo desplomados y exigentes y también encontramos los primeros puentes tibetanos que con mucha altura embellecen la ferrata espectacularmente, también es bastante exigente. Y por último el tramo final, en el cual nos ha acompañado un poco de viento que se agradecía, aquí la altura ya era considerable pues estábamos a 1300 mts. de altitud. En definitiva, los amantes de las vías ferratas no pueden perderse este lugar os encantará.